Home > Novedades > Cómo se creó el asiento eyectable que salva la vida de los pilotos de combate

Cómo se creó el asiento eyectable que salva la vida de los pilotos de combate


 Al quedar su avión fuera de control, las tremendas fuerzas G (*) simplemente lo arrojaron fuera de la cabina.

Los mandos de su Gloster E28, primer avión de reacción británico, se atascaron haciendo que el aparato cayera en picada girando a toda velocidad.

Antes de que Davie intentara eyectarse a 10.000 metros, el vidrio de la cubierta estalló y el avión lo despidió terminando en una caída libre de más de 6.000 metros y perdiendo en el proceso sus botas, su casco y su máscara de oxígeno.

Afortunadamente, pudo respirar al succionar el tubo de oxígeno cortado y consiguió abrir su paracaídas, sufriendo apenas algunas quemaduras por el frío.

Su suerte no duraría mucho. Cinco meses más tarde estaba volando el prototipo Gloster de combate Meteor cuando uno de sus dos motores se desintegró completamente a más de 6.000 metros.

Cuando buscó eyectar, su brazo izquierdo quedó cercenado al intentar abrir la cubierta, posiblemente debido a que se cerró de golpe por la fuerza del viento.

El mecanismo del asiento del Hawker Hunter provocaba lesiones en la espina dorsal de quienes tenían que activar el mecanismo.

Increíblemente, se las arregló para salir pero quedó gravemente herido o inconsciente al ser golpeado por la cola del avión al intentar saltar.

Sin poder abrir el paracaídas, se desplomó, cayendo a través de un techo del aeropuerto militar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *