Home > Información > TEDx Jóven Río de la Plata, un placer

TEDx Jóven Río de la Plata, un placer


Una vez más, tal como sucedió el año pasado en TEDx Buenos Aires, quedé maravillado con este TEDx Jóven Río de la Plata. Comparaciones al márgen, en esta oportunidad también me “dieron ganas de subirme a las paredes para hacer cosas” al salir, tal como afirma Gerry Garbulsky, uno de los organizadores de esta exitosa propuesta para jóvenes de dieciséis a ventiún años.

Las ideas por parte de los organizadores para “unirnos” un poco más fueron, realmente, excelentes. La Ciudad Cultural Konex cuenta con tres salas; obviamente, los oradores y Matías Martin (impecable conductor del evento) se encontraban en una sola. Por eso, para que todos puedan disfrutar al menos una parte en el interior de la sala, lo que hicieron fue entregar acreditaciones de dos colores, azul y naranja. De este modo, en la primer parte de las charlas fueron los de acreditaciones azules quienes pudieron ingresar a la “sala principal”, mientras que en la segunda lo hicimos los que teníamos las color naranja.

Pero claro, ¿qué hacían para la tercer parte? ¿Cómo decidían quiénes eran los seiscientos que ingresaban? En otra genial idea, crearon un juego llamado “encontrá a tu par“. Los que tenían las acreditaciones azules numeradas debían encontrar a aquellos que tenian el mismo número, con la acreditación del otro color para poder obtener sus “entradas” para la parte final.

Imagínense lo que sucedió con mil doscientos jóvenes buscando a su par, gritando y con carteles: ¡un divertidísimo caos! Ver tanta gente con números escritos en sus frentes, con carteles, gritando y hasta twitteando su número fue increíble. Personalmente, no pude encontrar mi par (¡maldito 185 azul!), por lo que tuve que conformarme con ver a Adrián Paenza y al resto de los oradores del final en una sala alternativa.

Los oradores

Una vez más, increíbles. Tanto su elección como la de los videos de TED resultaron excelentes.

Personalmente llegué unos minutos tarde y perdí a Sidarta Ribeiro, primer orador de la tarde, que nos contó “por qué soñamos”. Sin embargo, del hashtag #TEDxRdelaP pude rescatar algunas frases suyas bastante interesantes:

  • “El sueño nos adapta, nos prepara para los desafios que tenemos que enfrentar”
  • “El sueño es un proceso biologico que nos permite simular un futuro posible de manera probabilistica”
  • “El sueño prepara al soñador para el dia siguiente”

Después pasaron Claudia Piñeiro, escritora de “La viuda de los jueves”, que dejó frases como “Uno tiene que reconocer sus talentos, ponerle esfuerzo, pero principalmente tener deseo por algo” y Willy Preliasgo, quien contó cómo la física puede resolver casos policiales, y a continuación llegó el video de TED de Adora Svitak, la oradora TED más jóven de la historia, quién habló sobre “lo que los adultos pueden aprender de los niños”. Les dejo su video para que puedan verlo ustedes mismos.

A su término, habló uno Luciano Marasco, de dieciocho años, sobre un hobby muy especial: las plantas carnívoras. Contó que a los ocho años recibió como regalo una planta de ese tipo, a las que le tuvo bastante miedo. Unos años más tarde debió ser operado (sobre la peligrosidad de la operación un médico le dijo: “mirá, es como la calle: te pueden robar o matar”). A partir de allí su vida cambió y se propuso ser feliz, dejando de lado el resto de las cosas. De este modo, lo primero que quiso hacer fue enfrentarse a uno de sus miedos de la infancia que, justamente, eran las plantas carnívoras. Desde allí, su vida cambió y se dedicó a criarlas. Su mensaje final fue “nunca sabes lo que te puede pasar. Hacé tus proyectos ahora, viví ahora”. Realmente, muy inspirador.

Luego continuó Daniel Nofal, quien nos contó cómo la muerte de su papá lo motivó a entender cómo la genética y los hábitos afectan nuestra salud, y cómo comenzó a desarrollar su interesantísimo proyecto Wikilife.Org.

Allí comenzó el primer descanso, y la búsqueda de la media naranja. A su término, volvimos a entrar a las salas y, para comenzar, ingresó Luciano Mellera con “fideos y jabones”, en un monólogo muy gracioso que hizo reir a las carcajadas a los presentes (“El dígalo con mímica lo inventó un daltónico que estaba despechado porque no podía jugar al veo veo”).

Cuando culminó entró en escena Gastón Giribet, quien nos habló sobre los agujeros negros, en una interesantísima charla. Luego ingresó Santiago Siri (uno de los más esperados por quien está escribiendo este artículo) quien nos contó el camino que siguió desde que le regalaron su primer computadora (“cagué a patadas al teclado porque no podía jugar mi juego de fútbol) hasta consagrar a un proyecto suyo, Whuffiebank, como una de las cincuenta start-ups más originales del Mundo. Además, dejó frases como “el verdadero fracaso no está en fallar sino en no levantarse” y alentadores mensajes para comenzar a creer en que Argentina puede diseñar tecnología de punta si nos lo proponemos y que sigamos nuestros sueños y perseveremos a alcanzarlos.

Después cerró la segunda parte Juan Pablo Varsky hablando sobre cómo cambió la comunicación entre nosotros, extrapolando los dispositivos y métodos que teníamos para comunicarnos hace veinte años atrás con los de la actualidad y dejó varias frases para el periodismo como que el periodismo objetivo nunca existió (concuerdo plenamente) además de frases como “la búsqueda de la excelencia no es una orden, es un destino que depende de todos ustedes”.

Segundo descanso y a continuación la tercera parte, con la promesa de ver aún más oradores y otras sorpresas, como el “cierre” anunciado. Comenzó Galo Soler Illia hablando sobre nanotecnología, y contando cosas como que “el tamaño sí importa, cuanto más pequeño mejor”. Además, nos alentó a poner pasión en lo que hacemos, y dejó una anécdota: sin saberlo se casó con la hija del hombre que lo alentó a estudiar Química.

Después llegó Adrián Turyn en una interesante charla sobre el tratamiento de los desechos electrónicos, cerrando con la frase “hasta ahora les dijeron ‘sigan sus sueños’. Yo les digo que piensen dos veces, para ayudar al planeta”. Luego vino Nicolás Pueta, quien en un emocionante relato nos enseñó que a pesar de haber nacido con malformaciones congénitas es posible hacer todo lo que uno se propone. De este modo pudo superar todo tipo de impedimentos para hacer lo que soñaba: jugar al rugby. Además dejó frases como “no dejes que nadie te diga que podes o no podes hacer”, además de que sólo “el diez por ciento en la vida depende de lo que pasa, el noventa por ciento restante de lo que nosotros hacemos con nuestra vida” en una ponencia muy conmovedora. Para conocer más sobre su historia pueden ingresar a este artículo de La Nación.

Cuando culminó su charla en las pantallas gigantes pudieron verse dos interesantes videos de TED: la de William Kamkwamba contando cómo generó un molino de viento para generar electricidad y poder salvar sus cultivos para alimentar a él y a su familia además del de Derek Sivers, “cómo comenzar un movimiento”.

Luego vino el último artista de este TEDx Jóven Río de la Plata: Alejandro Bustos que, acompañado por un poco de música, realizó unos dibujos increíbles utilizando sólo arena y luces.

El final se acercaba, y subió al escenario una oradora de lujo. Se trataba de Moira Rubio, que en una emocionante y motivadora charla nos contó cómo la fotografía puede ayudar a cambiar vidas, a partir de un acercamiento que tuvo con chicos de Ciudad Oculta y cerrando con la frase “depende de nosotros ver lo bueno donde otros ven lo malo”. A mi parecer, esta estuvo entre las mejores charlas del día de ayer.

Para cerrar, ahora sí, lo que muchos esperaban: Adrián Paenza, con “el placer de tener un problema no resuelto en la cabeza”. En una impecable charla dejó frases como “de chicos nos enseñan a hablar y caminar, pero luego quieren q nos quedemos quietos y callados”, o que “saber es saber resolver problemas” y que “es extraordinario mostrarnos falibles”, además de alentarnos a compartir ideas, cerrando con la frase “si todo el mundo está apurado en llegar a alguna parte. Dejenme decirlo: Yo llegué… no hay nada”. Una vez más, como sus cinco libros, Alterados por pi y Científicos Industria Argentina me dejó maravillado. Para terminar, el gran cierre musical con Zambayonny.

Una vez más, TEDx me dejó con ganas de más. ¡Y espero que así sea siempre! Felicitaciones a todos aquellos que hicieron que esto sea posible.

¡Nos vemos en Octubre!



Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *